PRIMER COLOQUIO PROVINCIAL SOBRE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DE BOSQUES NATIVOS: Importancia

Importancia Objetivos Ejes y expositores Actividades especiales Programa Cómo llegar Resumen y videos Equipo organizador y contacto

El 28 de noviembre del año 2007, el Congreso de la Nación Argentina sancionó la Ley Nacional de Presupuestos Mínimos para el Enriquecimiento, la Restauración, Conservación, Aprovechamiento y Manejo Sostenible de los Bosques Nativos[1]. Se trata de la séptima ley de presupuestos mínimos, figura introducida por el nuevo orden jurídico ambiental derivado de la reforma constitucional del año 1994.

Esta ley vino a insertarse en un amplio sistema normativo forestal, y en una realidad institucional compleja, propia de un país federal.  Su objetivo fue detener las altísimas tasas de deforestación que se registraban[2]. Su principal estrategia se asienta sobre un instrumento de gestión conocido: el ordenamiento ambiental del territorio. Así, impuso la obligación a cada provincia de realizar y actualizar  periódicamente un ordenamiento territorial de sus bosques nativos, pero con la condición de que éste surja de un proceso participativo y siguiendo ciertos criterios técnicos detallados en su articulado y en su anexo.

A la fecha, veintiún provincias argentinas han concluido sus ordeadjunto-1356namientos territoriales (Argentina-SAyDS, 2014). Entre ellas, el caso de Córdoba resultó ser uno de los más conflictivos. Las tensiones políticas, económicas y sociales que produjo la introducción de los criterios ecológicos de la ley nacional en la provincia afloraron en el proceso de construcción del primer ordenamiento territorial, el cual nunca pudo tener un momento definitivo de cierre, a pesar de la sanción de la Ley Provincial de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Córdoba, N° 9814, el 5 de agosto del año 2010.

La experiencia de Córdoba obligó a re-pensar el concepto de presupuesto mínimo ambiental (art. 41 de la CN), la noción y práctica de la participación pública ciudadana en materia ambiental, la actuación de las entidades técnico-científicas en los procesos ambientales (universidades e institutos de investigación), el modelo productivo vigente en la provincia y las prácticas de algunas instituciones políticas. El de Córdoba es un caso testigo que invita a tomar nota acerca del rol de cada uno de estos actores en la praxis de los procesos políticos y participativos en materia de ordenamiento ambiental del territorio.

Dado que la normativa nacional[3] impone la actualización de los ordenamientos cada cinco años, Córdoba enfrenta este año el deber de renovar su normativa, discusión esta que volverá a suscitar y demandar la atención de actores públicos y privados vinculados a la problemática. En consecuencia, la posibilidad de un debate informado demanda siempre la generación de espacios académicos donde especialistas en su campo puedan compartir sus conclusiones, a partir de múltiples enfoques. Desde esta pluralidad, este evento se propone concentrar aportes concretos acerca de los efectos jurídicos, institucionales, sociales, ambientales -entre otros- que la Ley N° 9814 y la introducción de los presupuestos mínimos sobre bosques nativos ha dejado en la provincia. A su vez, se intentará recoger proyecciones fundadas sobre el futuro de la normativa, con miras a generar insumos útiles al debate.

[1] Ley Nacional Nº 26.331, sancionada el 28/11/2007 y promulgada de hecho el 19/12/2007, en adelante Ley Nacional de Bosques Nativos

[2] La superficie deforestada en el período 1998 – 2002 había sido de 940.436 hectáreas. La tasa anual de deforestación a nivel nacional había trepado al -0,82%, cifra que aumentaba en algunas provincias. (Argentina. SAyDS. (2002)  Primer Inventario Nacional de Bosque Nativo. Proyectado financiado por el Banco Mundial (BIRF 4085 – AR) Disponible en http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/UMSEF/File/informe_cartografiasuperficie_dic02.pdf).

[3] Ver Artículo 6° del Decreto Reglamentario N° 91/2009: …El Ordenamiento de Bosques Nativos de cada jurisdicción deberá actualizarse cada CINCO (5) años a partir de la aprobación del presente Reglamento, conforme las pautas que al efecto determine la Autoridad Nacional de Aplicación, con participación de las Autoridades Locales de Aplicación

Volver al inicio